Página 01 | Página 02 | Página 03

Los Ayuntamientos contra la soledad
Barcelona está elaborando su Estrategia para los próximos diez años
Editorial


"Quizás sea el momento de que el CIS y, sobre todo el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, investiguen la situación de toda España y se ponga en marcha la elaboración de la Estrategia estatal contra la Soledad que anunció el Gobierno de coalición"

"La soledad no deseada se ha convertido en un problema global de las sociedades actuales, incluso se considera una de las epidemias del siglo XXI. Desde los primeros estudios sobre soledad (hacia 1950) persiste el estereotipo de que la soledad solo la sufren las personas mayores. La estigmatización de la soledad, a menudo se relaciona de forma negativa con el aislamiento social, lo que ha provocado que solo se hagan visibles los casos más extremos, como las personas mayores que mueren solas".

Así empieza un documento que el Ayuntamiento de Barcelona ha hecho público en el que comunica la Medida de Gobierno para la elaboración de la Estrategia municipal contra la soledad." que lo compone. Madrid ha anunciado una partida presupuestaria para luchar contra la Soledad en los próximos dos años.

En el año 2019 en Barcelona había 205.539 hogares unipersonales, uno de cada tres hogares de la ciudad (31%), un 13% más que en 2004.

En concreto, 90.192 perso-nas de 65 y mas años viven solas: 68.701 mujeres y 21.491 hombres. Hasta el momento no se conoce con detalles el impacto de la Covid-19 sobre la soledad, el mundo ha cambiado, el mundo en general, y de manera muy profunda, sobre la estructura social en el "comportamiento de los individuos y las relaciones que tienen entre ellos".

Esta situación hace que el consistorio barcelonés se plantee una Estrategia contra la soledad. "Entiende que la vida urbana aporta muchas cosas positivas, pero también puede generar aspectos negativos, "como la carencia de relaciones sólidas y profundas, y la falta de con-fianza en los otros. Las relaciones sociales son claves para el libre ejercicio de los derechos de ciudadanía".

Otros ayuntamientos también empiezan a ocuparse de este reto que sufre la sociedad, conscientes de la realidad que azota a su municipio y la necesidad de actuar ya por ser la

administración más cercana a la ciudadanía que lo compone. Madrid ha anunciado una partida presu-puestaria para luchar contra la Soledad en los próximos dos años, pero no han especificado el proyecto a desarrollar. Otros muchos municipios y alguna Comunidad Autónoma han empezado a trabajar aproximándose a la realidad del número de personas que sufren soledad.br>
Quizás sea el momento de que el CIS y, sobre todo el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, investiguen la situación de toda España y se ponga en marcha la elaboración de la Estrategia estatal contra la Soledad que anunció el Gobierno de coalición.

De entre los programas municipales que conocemos nos parece el más completo el de Barcelona y por eso exponemos a continuación sus grandes líneas.

La lucha contra la soledad, informa el documento municipal, es una tarea de largo recorrido y gran alcance y se plantean tres grandes objetivos:


"La soledad no deseada se ha convertido en un proble-ma global de las sociedades actuales, incluso se considera una de las epidemias del siglo XXI".













  • Disponer de una política transversal que interpele todos los servicios públicos en materia de soledad que dé soluciones a las relaciones, la salud, el trabajo comunitario, la participación y también el diseño del espacio de la ciudad. Todo ello implica el trabajo de todas las áreas municipales.

  • Disponer de una política de largo recorrido que llegue a dar respuesta al problema de la soledad no deseada, como mínimo, durante los próximos diez años.

  • Reflexionar y fo-mentar el debate público, el intelectual y el académico, alrededor de la so-ledad, conocer su naturaleza como fenómeno social, para sensibilizar a la ciudadanía y desestigmatizar a las personas que la sufren.

  • En el trabajo se ofrecen seis líneas estratégicas para tra-bajar:

  • Ofrecer servicios y recursos, presenciales o virtuales, que orienten y acompañen a las personas ante la soledad.

  • Sensibilizar sobre la soledad.

  • Hacer de los barrios de la ciudad espacios de rela-ción.

  • Repensar la ciudad en clave de lucha contra la soledad.

  • Trabajar en Redes con entidades y con otras ciudades para intercambiar conocimientos y

  • buscar soluciones contra la soledad.

  • Revisar protocolos y sistemas internos de funcionamiento y de organización para remover inercias y promover adaptaciones ante los retos que trae la soledad.

  • la Web de la Concejalía de Derechos Sociales, Personas mayores del Ayuntamiento de Barcelona y que deberemos seguir todos los que estén interesados en luchar contra la Soledad no deseada. Animamos a los Ayuntamientos que aún no trabajan en este campo a que se planteen comenzarlo desde ya. Nuestra Asociación se compromete a colaborar en ello.

    Las cifras de la soledad en Barcelona .

    Según la Encuesta de Salud de Barcelona, ​​en la última edición de 2016, una de cada cuatro personas de 65 y más años han sentido falta de compañía en los últimos 12 meses: el 18,8% indica que lo ha sentido a veces y el 6% a menudo. En concreto, son los hombres de 65 y más años que viven solos quienes sienten más a menudo falta de compañía (17,8%), seguidos de las mujeres que viven solas (14,7%). En cambio, cuando viven con otras personas, son las mujeres de 65 y más años las que sienten más a menudo que les falta compañía (3,7% frente al 1,9% de los hombres que viven con otras personas).
    Uno de los colectivos que presentan más incidencia tanto en el hecho de vivir solo o sola como en el sentimiento de soledad es el de las personas con dependencia funcional, que suelen vivir situaciones de exclusión social más graves que la población general. Según la Encuesta a personas en situación de dependencia funcional del 2018, casi dos terceras partes (el 62,6 %) de las personas dependientes de 55 años o más se han sentido excluidas o que les faltaba compañía en los 12 meses anteriores.